¿Cuándo ponerse un balón gástrico?

¿En qué consiste el balón gástrico?

También llamado balón intragástrico, se trata de un globo de silicona que se introduce a través del esófago. Una vez colocado, se rellena con suero salino para que ocupe espacio. La popularidad del balón gástrico se debe a que es sencillo, efectivo y no precisa cirugía. Así, conseguimos una sensación de saciedad que reduce significativamente la cantidad de los alimentos que se consumen y poder seguir una dieta de forma sencilla. Tras unos meses se retira el balón gástrico, en ese momento el paciente habrá conseguido adquirir hábitos alimenticios sanos para continuar fácilmente con la dieta.
Balón gástrico, pierde peso

Descubre si el balón gástrico está indicado para ti

A continuación te mostramos cuándo el balón intragástrico puede ser una buena solución contra la obesidad: -El caso idóneo es un paciente con sobrepeso y un nivel de obesidad grado I o II. Por tanto, el balón gástrico es más adecuado para personas con IMC (Índice de Masa Corporal) entre 30 y 34,9, especialmente cuando la obesidad representa un peligro para su salud. Recuerda que el IMC se calcula dividiendo la altura entre el peso elevado al cuadrado. -Pacientes que han intentado diferentes dietas sin conseguir adelgazar, o lo han conseguido y luego han sufrido el “efecto rebote”, es decir terminan pesando lo mismo o más que al principio. Así se evitan las consecuencias negativas que tienen estos cambios bruscos de peso. -Cuando la obesidad representa un riesgo para su salud, por ejemplo provocando enfermedades metabólicas como la diabetes o enfermedades cardiacas como la insuficiencia cardiaca. -Cuando el exceso de peso hace que una operación agresiva pueda ser arriesgada. Hay muchos factores para decidirse a seguir este tratamiento o no. Por eso, en clínica Blue Moon estudiamos detenidamente tu caso y te recomendamos cuál es la mejor solución para que acabes definitivamente con la obesidad o el sobrepeso.

Cuándo el balón gástrico NO es la solución

Los siguientes casos es mejor que sigan otros tratamientos: -Si el sobrepeso es menor de 6 kilos. -Si parece que el paciente no va a colaborar siguiendo una dieta y haciendo ejercicio. -Para sustituir una operación de obesidad mórbida. -Si la obesidad tiene otras causas, por ejemplo hormonales. -Si se trata de grasa localizada, no de obesidad.

¿Qué ventajas tiene el balón gástrico?

Consulta estas ventajas para saber si este sencillo tratamiento es adecuado para ti: -Reduce el volumen del estómago, de manera que no necesitarás comer tanto hasta sentirte saciado. -El proceso dura menos de 30 minutos. -No requiere hospitalización porque es una técnica no invasiva. -No quedan cicatrices ni incisiones. -Rápida recuperación. -Se puede volver a la rutina diaria y trabajar de nuevo en pocos días. -Aumenta la autoestima y disminuye la ansiedad, ya que elimina la sensación de hambre. -La pérdida de peso comienza al día siguiente de ser colocado, porque su efecto es inmediato.

En qué consiste el tratamiento

En primer lugar, evaluamos tu caso. Se revisarán varias cosas, entre ellas, los antecedentes personales, la toma de medicación crónica, alergias… Desde unos días antes de la intervención, se ha de seguir una dieta líquida y seguir un tratamiento con protectores estomacales. El proceso no requiere hospitalización, ya que es muy sencillo y nada agresivo: consiste en poner el balón gástrico, es decir, un globo de silicona en el estómago; y luego se rellena con una solución salina estéril. Esto se realiza con sedación y dura unos 30 minutos. En aproximadamente una hora el paciente puede volver a su casa. Puede que los primeros días experimente ligeras molestias, que desaparecerán poco a poco. Los primeros dos días tras la intervención el paciente se puede reincorporar a su vida, con una dieta líquida rica en isotónicos, ya que el estómago necesita reposo para adaptarse al balón gástrico. Después se va introduciendo una dieta sólida poco a poco: primero blanda, luego semiblanda y finalmente una dieta normal. A continuación, realizaremos un seguimiento con revisiones periódicas, para comprobar que realmente el balón gástrico ha sido efectivo y se ha corregido la dieta, con el resultado de la pérdida de peso. Normalmente después de 6 meses se procede a la retirada del balón gástrico.

Resultados

Por regla general el paciente logra perder entre 12 y 30 kilos después de todo el proceso. Pero el grado de implicación es vital para que el tratamiento tenga éxito. El paciente realmente ha de corregir sus excesos alimentarios, el balón gástrico normalmente evitará que coma demasiado.

Infórmate en tu clínica

Si crees que este tratamiento puede ser la solución a tu problema de obesidad ven a las clínicas Blue Moon, ubicadas en Madrid, y evaluaremos tu caso. Contamos con médicos y profesionales con experiencia para que puedas contar con el mayor éxito y seguridad en tu tratamiento. imagen