¿Duele la depilación láser? Explicación y Opiniones

duele la depilacion laser
La Depilación láser sí duele y bastante.
A pesar de que hay varios factores que influyen en el dolor de este tratamiento, (grosor del vello, edad del paciente, etc…) tenemos que contemplar el hecho de que se trata de un tratamiento médico, mediante el cual vamos a destruir los folículos pilosos de todo o parte de nuestro vello corporal por motivos fundamentalmente estéticos y prácticos. El vello corporal tiene una misión importante en nuestra historia y en nuestro origen y naturaleza y el hecho de que lo queramos suprimir rápido y olvidar su existencia de modo radical, no lo convierte en algo sin importancia ni riesgos. Si bien es cierto que la eliminación del vello tiene ventajas médicas como la desaparición de infecciones y forúnculos asociados al propio folículo y sus enquistamientos, muy habituales en las zonas intimas, y en otras zonas como ingles piernas o axilas… en general la ventaja es solo estética por lo demás, y no deja de ser una moda, muy arraigada eso sí en nuestra cultura occidental.

¿Por qué duele la depilación láser?

Al realizar el tratamiento de depilación láser estamos introduciendo en nuestra piel una gran potencia calorífica capaz de destruir el folículo, pero también de producir importantes quemaduras en nuestra piel, que de hecho se producen mucho más a menudo de lo que la gente pueda imaginar y que precisan de tratamiento médico importante. Por eso nuestra piel siente el dolor propio que conlleva toda situación de peligro o riesgo de quemadura y es importante que esto sea así para avisarnos del límite máximo que debemos tolerar. Cuanto más fuerte y grueso sea el vello, más adherido está a la piel, y mayor potencia es requerida para su destrucción. Esto es muy frecuente en hombres y en mujeres jóvenes. El dolor está muy presente en estos casos puesto que la potencia inducida es grande y debe ser así para avisarnos de que podemos ser quemados. Muchas clínicas de depilación láser trabajan con pomadas anestésicas para paliar este importante dolor, pero en Clínicas Blue Moon no somos en absoluto partidarios de aplicar pomadas anestésicas para camuflar un dolor que debe ser respetado por el profesional que realiza el láser. Por ese motivo en Blue Moon elegimos hace 9 años trabajar con el láser menos doloroso del mercado que es el láser soprano y en sus últimas versiones soprano XL SOPRANO A Soprano tecnología freeze y soprano ICE- la última tecnología incorporada al grupo. La tecnología Soprano freeze ha mejorado su rendimiento y rapidez (las sesiones duran la mitad de tiempo lo cual hace que el dolor sea más breve también) y desprende un frió intenso que combate el dolor. Realmente somos muy expertos en esta tecnología y nos hemos ceñido a ella durante 9 años de modo exclusivo sin quemar absolutamente a nadie. Contamos con más de 6 aparatos de esta tecnología a pleno rendimiento durante todos los días y nuestros pacientes están muy satisfechos con este tratamiento que resulta ser prácticamente indoloro. Para nosotros es importante que no duela y también que no queme, ambas cosas unidas y sobre todo un buen resultado en el menor tiempo posible. Otras ventajas son que al no doler, nuestros pacientes pueden realizar más zonas por sesión sin incomodarse.

Duele más al inicio del tratamiento

No obstante, cuando más duelen las sesiones es sobre todo al principio de los tratamientos de cada zona pues el vello más grueso del principio se va convirtiendo en fino al cabo de varias sesiones. Y al final las últimas sesiones son completamente indoloras.