Resuelve tus dudas sobre la depilación íntima para el parto

depilacion intima para parto

Cuando una mujer se queda embarazada, especialmente si es el primer embarazo, le surgen un montón de dudas. La epidural o los cambios en el cuerpo son algunas de ellas. El embarazo es una de las etapas más bonitas en la vida de una mujer, pero a día de hoy sigue llena de mitos.

¿Es necesaria la depilación íntima para el parto?

Lo cierto es que no. No es necesario que te presentes en el hospital depilada, es más bien una cuestión de pudor que si lo pensamos bien no tiene demasiado sentido, ya que todo el personal que trabaja en un hospital está más que acostumbrado a ver vello y lo entienden como algo totalmente normal.

La depilación de la zona íntima cuando se va a dar a luz es en realidad una cuestión de gustos y preferencias.

De hecho, no es necesario que la zona esté depilada para que el parto se pueda desarrollar con normalidad. Buena prueba de ello es que tanto el Ministerio de Sanidad como la Organización Mundial de la Salud indican que el rasurado de la zona púbica de las mujeres que están de parto no debe hacerse por norma, sino simplemente cuando se estime necesario.

La ausencia de vello permite realizar más fácilmente la episiotomía y hace que los puntos se puedan dar de forma más cómoda, pero también es cierto que cuando el vello vuelve a crecer puede causar picor o irritación, aumentando las molestias que una mujer que acaba de dar a luz ya tiene en la zona vaginal.

Queda claro que depilarse o no es una decisión totalmente voluntaria de cada una. Ahora bien,

¿Cómo debe ser la depilación íntima en las embarazadas?

A media que avanza la gestación y la tripa aumenta su diámetro, resulta muy difícil para las mujeres depilar la zona íntima. En este caso, aquellas que quieran usar cuchilla pueden ayudarse de un pequeño espejo para ver bien la zona y evitar cortes.

Sobre la cera y el embarazo se han escrito ríos de tinta. Es cierto que cuando se está embarazada hay que tener un especial cuidado a la hora de aplicar ciertos productos para que no afecten al bebé, pero la cera no es uno de ellos. Esta sustancia no penetra en modo alguno bajo la piel, así que no produce ningún inconveniente para el bebé.

Aquellas mujeres que están embarazadas y que ya se están preparando para el parto pueden depilar con cera tanto las ingles como el pubis si así lo desean. Aunque en estos casos siempre es aconsejable ponerse en manos de profesionales, ya que en las últimas semanas de gestación la embarazada no puede verse bien la zona a depilar y además un profesional puede hacer el trabajo de forma más rápida y causar menos dolor.

Leave a Reply